Por qué soy feminista radical

imagen: 20-kraken-09
Antes de escribir un artículo me pregunto a mí misma por dónde sería recomendable empezar y, normalmente, la coherencia me dice que antes de tratar un tema concreto hay que exponer los términos que se tratarán para que nadie se pierda entre tanto carácter. Y, aquí van mis conceptos de hoy: feminismo y radical.

Feminismo:Intuyo que si estás leyéndome sabrás qué es el feminismo, aún así, a riesgo de parecer repetitiva te cuento que consiste en el movimiento social iniciado por mujeres que pretende desde el siglo XX cambiar el sistema que impera sobre la sociedad: el maldito patriarcado. Ese, el que tiene sometidas a las mujeres a voluntad de los hombres. Además, el feminismo también pretende conseguir los mismo derechos y las mismas obligaciones entre los sexos, cuando consigamos partir desde una base socio-cultural igualitaria.

Radical: Soy consciente de que la primera imagen que aparecerá en tu mente son personas destruyendo mobiliario urbano pero: esta vez no tiene nada que ver. En el movimiento feminista, ser radical hace referencia al hecho de buscar la raíz del problema en el que se basa la desigualdad social (que mencionaba antes) y erradicarlo.

Mi pregunta es sencilla, directa y clara: si tienes un problema, ¿qué haces con él? ¿buscas la raíz e intentas solventarlo de dentro hacia afuera? O, ¿le echas un poco de purpurina por encima y sigues manteniendo el problema de fondo?

El proceso personal que viví fue intentarlo con la purpurina, es decir, con un tipo de feminismo que cada día que pasa lo veo más alejado de los principios básicos del movimiento y más cercano a limpiar las fachadas de grandes multinacionales y personas públicas que tienen la necesidad de subirse a la ola del feminismo.

Así, conforme más me (in)formaba sobre el movimiento feminista, más cercana e intensa veía mi conclusión, ahí va: el patriarcado hay que tumbarlo en todas las esferas plausibles en la sociedad siempre teniendo en cuenta que donde más arraigado está es en las relaciones de opresión de un sexo contra el otro, mejor escrito, del sexo masculino haciendo presión sobre el femenino.

Jessica Núñez