Madam C.J. Walker: una mujer hecha así misma, la historia que debe ser oída

“He callado casi toda mi vida pero algo cambió cuando empecé a hacer mi producto y contar mi historia. Tiene cierto poder. No me malinterpretéis. La semana pasada le propuse a un hombre un negocio. Intentó forzarme.
Entiendo vuestras dudas. Muchas tenemos miedo de nuestros propios maridos y con razón. A veces el silencio es nuestra única protección. Pero ahora que he aprendido a contar mi historia ya no puedo callar. No puedo.”

 

Y este es el monólogo que proclama el personaje de Sarah Breedlove en la miniserie de Netflix, Madam C.J. Walker: Una mujer hecha así misma, tras un proceso de empoderamiento e intento de liberación no sólo como mujer sino como mujer negra en la sociedad de 1910 en Estados Unidos.

Cada uno de los cuatro episodios de la producción de Netflix nos hace reflexionar sobre diversos temas que rodean la cotidianidad de las mujeres, en ellos se refleja la importancia de la sororidad entre mujeres, el valor del esfuerzo y de creer en ti misma; también se refleja la importancia de conocer las opresiones y discriminaciones que sufrimos para poder librarnos de ellas.