Lo que me ha hecho sentir ‘El cuento de la criada’

Fuente: carol-danvers
Con este confinamiento el tiempo que me faltaba para ver series y películas además de leer se ha visto exponencialmente ampliado por lo que me puse con varias que tenía atrasadas, entre ellas, El cuento de la criada (The handmaid’s tale).

Siendo firme defensora de los libros por delante del formato audiovisual la gran fama que obtuvo la serie tras su lanzamiento me hicieron intentar verla en este formato. 3 temporadas compuestas de 36 episodios creados de una forma tal que al ver el tercero tuve que dejarlo, pues la ansiedad que me creaba era más que real.

Tras dejar una semana pasar, decidí intentarlo con el libro y esta vez sí pude llegar hasta el final. Margaret Atwood publicó esta obra de arte en 1985 haciendo conjugar miles de historias macabras sobre las peores versiones de la humanidad en una recopilación que contado en primera persona a través de una protagonista sin nombre nos lleva a una distopía que da verdadero pavor de lo real que se siente.

Ubicada la historia en Estados Unidos, la primera potencia mundial, una organización teócrata da un golpe militar imponiendo un nuevo modelo de sociedad en el que las libertades y los derechos sociales quedan encauzados a un solo fin. Mantener una sociedad pura y estable. Las personas se dividen en castas. La historia está contada desde las vivencias de una de las criadas. Su fin es tener los hijos de su señora y su comandante mediante “La Ceremonia”, una violación en la que participan todos los habitantes de la casa de un modo u otro.

En definitiva, una novela más que desgarradora por la posibilidad de que llegue a ser real sin que podamos hacer mucho más que seguir defendiendo nuestros derechos desde todos los puestos de la sociedad para que algo similar no llegue a pasar nunca.

Jessica Pacheco