JAÉN | 2019, otro año violento para las mujeres por Feministas 8M Jaén

66 mujeres víctimas violencia machista, 90 feminicidios. En Jaén, dos mujeres: María, el 18 de agosto y Gema, con raíces en La Carolina, el día siguiente, 19 de agosto.

Este año ha aumentado la violencia machista, son ya más de 1000 mujeres asesinadas desde que comenzó el recuento oficial, muchas más si se considera a las mujeres asesinadas por hombres que no eran su pareja sentimental.

Ante esto, encontramos que la respuesta institucional en vez de ser más atenta, rápida y efectiva, está consistiendo preocupantemente por parte de algunas administraciones en un repliegue táctico: la llegada de partidos declaradamente misóginos y reaccionarios al poder y a las instituciones está dejando ya una preocupante huella en las políticas de género y en el imaginario de la población. Ante un problema tan grave y profundo, con implicaciones estructurales, se actúa minimizándolo o directamente negándolo, y ridiculizando o criminalizando al movimiento feminista, a base de estadísticas falsas, noticias manipuladas y un uso perverso del lenguaje, donde profesionales del odio llaman a las mujeres que luchan por su vida, su autonomía y su libertad, totalitarias, liberticidas o supremacistas:

• La violencia de género se pretende nombrar como violencia intrafamiliar, negando la evidencia de que las mujeres son asesinadas dentro y fuera del marco de la familia no por causas de parentesco, sino por machismo.

Los centros de información de la mujer y otros organismos y asociaciones que trabajan por la igualdad y para enfrentar la violencia de género son descalificados como “chiringuitos” por una persona, Francisco Serrrano, que ha ostentado ni más ni menos que el cargo de portavoz de la comisión de igualdad en el parlamento andaluz, desde el que se han elaborado listas negras de personas y asociaciones relacionadas con el feminismo, o campañas institucionales pagadas con dinero público minimizando el sufrimiento de las mujeres víctimas de violencia machista.

• También hemos seguido sufriendo las mujeres este año la violencia de la Justicia, que sigue empeñada en sus sentencias patriarcales, eximiendo a los violadores del cargo de agresores, como ha ocurrido recientemente con la manada de Manresa, o que sigue dejando abandonadas a mujeres como Juana Rivas y sus hijos, inmersa en un proceso judicial internacional en el que para nada se está viendo apoyada por la justicia española, en su calidad de víctima de violencia de género.

• Con la excusa de que se quiere acabar con el adoctrinamiento en los colegios, algunas asociaciones, financiadas con dinero público, lanzan campañas para que se le arrebate a los centros y al profesorado su autonomía y su libertad, negándoles de paso el criterio profesional a favor de un “pin parental” que no es otra cosa que la vuelta a una escuela confesional, sexista y catequizada.

Así es como este 2019 no solo encontramos que todas nuestras reivindicaciones para el 25N del año pasado siguen vigentes, sino que además estamos en una situación de verdadera emergencia y alarma feminista, donde cualquier violencia machista, desde la explotación laboral hasta la prostitución, está legitimida institucionalmente, mediáticamente, judicialmente y académicamente por hombres, y algunas mujeres que los jalean, que desde el púlpito, desde los parlamentos, desde los tribunales, desde las cátedras se han lanzado con renovadas energías a defender su libertad para abusar de las mujeres, comprar sus servicios sexuales, educar desigualmente a sus hijas, dejar de contratarlas en sus tajos o despedirlas de cualquier trabajo si protestan reclamando sus derechos.

Así, este año con igual fuerza, pero con más motivo aún reclamamos:

  • Que se aplique en España el Convenio de Estambul, con reconocimiento a todas las víctimas de violencia machista 
  • Tratar social, mediática y judicialmente como violencia de género las miles de denuncias de agresiones sexuales que se producen en nuestro país cada año
  • La protección y el acompañamiento integral de las mujeres y sus hijas víctimas de VG por parte de personal especializado
  • Establecer cooperación internacional en materia de VG para que la UE garantice la protección internacional de mujeres y niños.

Toda la sociedad es cómplice en los 66 asesinatos de mujeres por violencia machista de este año. La violencia institucional está implicada en el resto de violencias que sufrimos las mujeres. El odio hacia el movimiento feminista es odio hacia todas las mujeres. BASTA YA. NI UNA MENOS.

Feministas 8M Jaén