En búsqueda de las estrías

Fotografía de: eternam0ra
Abro el buscador de Google, escribo “estrías«. Lo primero que encuentro es un producto que ayuda a tratarlas y mejorarlas. Bicheo un poco más abajo. Una página para mujeres, leída por muchas mujeres, que propone como eliminarlas. Un poco más de búsqueda y la definición, que no voy a reproducir, total, está en Wikipedia. Otro producto y por fin, lo que parece ser una explicación científica del tema.

Ahondando en ésta, descubro que, aunque mayoritariamente las elegidas para tenerlas somos las mujeres, también las pueden tener los hombres -por temas de peso arriba y abajo- y adolescentes en período de crecimiento.

Este descubrimiento, contradice bastante con la publicidad machacona dirigida a, oh sorpresa, las mujeres. Esa que nos bombardea a productos que son representados, obviamente, con las partes de nuestros cuerpos que se ven afectados por tan terrible mal… estético.

Así que ahí va un mundo sin fin de cremas, geles, láseres, radiofrecuencias, vitaminas, plasma, etc. Hasta el infinito o el fin de las dichosas okupas corporales.

En estas estoy cuando me surge la gran pregunta: ¿Por qué nos afecta tanto a las mujeres? ¿Será esa publicidad que día a día nos recuerda que somos un mar de imperfecciones que hay que corregir o es nuestra auto exigencia física que tenemos alojada en algún gen con lupa incluida, para no perdernos ni un ápice de lo que habría que mejorar?

Como creo, sin temor a equivocarme demasiado, que lo segundo forma parte del imaginario social, que no por imaginario deja de ser real, que atribuye a cada uno de los sexos unos «genes» -por llamarlo de alguna forma- especiales que nos obligan a reproducir estereotipos y formas de ser, estar y comportarnos en el mundo. Y, a fin de cuentas, las mujeres acabamos deseando o anhelando parecernos a esos prototipos de mujeres «perfectas» que aparecen en el gran mercado que es la publicidad cegándonos sobre la realidad: las estrías forman parte de nuestro cuerpo y no hay nada de malo en ellas.

Águeda González
Últimas entradas de Águeda González (ver todo)