El suicidio femicida

En este último tiempo, mucho se ha comentado sobre el denominado suicidio femicida, pero ¿qué es exactamente? Según la activista Diana Russell, se le considera al hecho de que algunas mujeres podrían sentir: “que la muerte es la única posibilidad de terminar con la tortura del maltrato habitual, físico y/o psicológico”. Es decir, debido a un abuso constante, potenciado por la ansiedad y depresión (entre otras problemáticas), el vivir se vuelve insoportable y visualizan el suicidio como una única salida. A esto, también se le suma el hecho de que muchas se ven envueltas en una sensación de desprotección e impunidad a las que se ven sometidas las que denuncian (Natalia González, 2020).

La impunidad como potenciador

La mayoría de las mujeres que son violentadas sienten que una parte importante de la perpetuación de este “círculo de violencia”, se debe a que visualizan constantemente, ya sea en los medios o en la misma realidad, la impunidad de sus agresores. Esto se les presenta como un elemento determinante en la configuración de esta sensación de desprotección, la cual conciben por parte de la sociedad y el Estado, quiénes han sido incapaces de satisfacer las necesidades sociales, legales, judiciales y políticas en contra la violencia de género y de disidencias. Estas sensaciones llegan a tal punto que, muchas veces, creen que la culpa recae en ellas (quiénes jamás serán las culpables) y finalmente, logran establecer una mezcla de pensamientos y emociones que solo consiguen potenciar el estado de desprotección en el que se encuentran.

Luchar contra la invisibilización
La invisivilización del suicidio femicida es otro gran factor detonante del aumento en estos casos, ya que se relaciona directamente con la inseguridad de la víctima. Al no tener conciencia de lo extensas que son las aristas de la violencia, la constante dominación y abuso por parte del agresor que no tiene límites y donde la violencia psicológica (además de la física) ‘hace de las suyas’, provocando el incremento de estos pensamientos de que ‘no hay otra forma de terminar con la violencia más que con la muerte’. Es por esto, que es de suma importancia que se comience a visibilizar sobre la violencia de género y todos sus alcances, incluyendo ya en el temario al suicidio femicida, para que se puedan informar, educar y tipificar como un delito grave y así brindarle, aunque sea un poco, la seguridad que muchas necesitamos vivenciar.

Margarita Figueroa M.
Últimas entradas de Margarita Figueroa M. (ver todo)