El Café Irlandés de Mar Miranda

El pseudónimo de Mar Miranda nos introduce a una chica de 24 años que quería cumplir su sueño de escribir una novela y encontrar así una vía de escape donde proyectar, publicar y, ya de paso, concienciar sobre los problemas medioambientales que causamos los seres humanos.

Siempre hemos escuchado decir que las buenas escritoras han leído bastante para empaparse de contenido, ¿cuántos libros has leído en los últimos meses? Desde que soy pequeña mis padres me han inculcado la lectura y no puedo estar más feliz por ello. Este año en concreto, debido al confinamiento y a que no he teletrabajado, he podido leer muchos. Me regalaron un eReader en enero y ya tengo leídos 49, más unos 9 libros en físico.

Miranda, quien afirma que no sólo tiene una lista con libros para recomendar sino que subraya los propios libros o escribe las frases y párrafos que más le han llamado la atención nos cuenta cómo surgió el escribir una novela: El Café Irlandés.

«Siempre me ha gustado escribir y tenía muchas historia empezadas sobre todo del amor idealizado de adolescentes). El verano pasado estuve tres meses trabajando en Irlanda y cuando volví sentí que quería escribir una historia ubicada allí. Empecé a hacer esquemas y demás y, al final, lo que empezó como algo para mí, por entretenimiento, se convirtió en un libro. También, siempre he dicho que antes de morir me gustaría escribir un libro, y aquí está”.

Y, en un mundo caótico y sin pausa como el que vivimos actualmente, ¿cómo conseguiste la inspiración para escribir ‘El Café Irlandés’?
Diría que mi propia experiencia en Irlanda. El estar allí, la gente, los paisajes… todo. Aunque estuve trabajando, para mí fue un parón en general, unos meses de desconexión. Volví con las pilas recargadas y con la vivencia de una experiencia que me cambió la vida. Y, por suerte, mantuve esa ilusión que me ha acompañado durante todo el proceso de escritura y publicación. Sabía qué quería escribir, así que en mi casa, me ponía música con los cascos y me sentaba frente al ordenador, centrándome solo en la historia.

«Evasión» es la palabra que usa la autora cuando le preguntamos qué podemos esperar de la lectura de su propia obra. «Es una historia coloquial, amena y entretenida, donde la protagonista, perdida, busca huir y donde se tratan temas como la familia, el amor y la amistad». A fin de cuentas son sentimientos que todos hemos vivido en alguna ocasión pues «casi todos nos sentimos perdidos en algún momento de la vida, o con miedo a hacer algo nuevo», apunta Mar Miranda.

Y sobre el proceso de autopublicar la novela… ¿qué nos puedes comentar? Uff, difícil. Una vez acabas piensas ¿y ahora qué? Por suerte, internet te da las herramientas necesarias para realizar el proceso, el problema viene a la hora de maquetar y que todo quede al gusto. Aquí es donde más paciencia he debido tener y dónde más he tardado. Hasta conseguir el libro definitivo han sido muchas pruebas y desilusiones, pero… ¡de todos los errores se aprenden! Además, no he estado sola, mi pareja me ha ayudado en todo, a pesar de tener que cambiar las cosas mil veces.

Por último, nos recomienda algunas autoras nóveles para que nuestra lista de «pendientes» crezca casi tanto o igual que la suya: Montse RD, con su libro “Amor y palabras”; María Monrabal, con su libro “Si las princesas hubieran usado Tinder”; Natalia Brown, con su libro “La era de las silfas”; y Yolanda Vicent, con su libro “El día que me enamoré de ti”.

Nos quedamos con una frase de Mar Miranda que dice “siempre he sido muy consciente de que la vida es efímera, de que un día estás y al día siguiente ya no, por eso animo a la gente a cumplir sus sueños y a vivir su mejor vida respetando el planeta”.